Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Hover Effects

TRUE

SOLTERAS INVISIBLES

{fbt_classic_header}

Header Ad

Recientes:

latest

  04 de octubre: San Francisco de Asís La Iglesia católica celebra cada 4 de octubre a San Francisco de Asís, un gran modelo de santidad que...

 04 de octubre: San Francisco de Asís

La Iglesia católica celebra cada 4 de octubre a San Francisco de Asís, un gran modelo de santidad que mereció ser canonizado a tan sólo dos años de su muerte, el 16 de julio de 1228, por el papa Gregorio IX. Es uno de los santos más notables al punto de que otras religiones reconocen el valor de su ejemplar vida y el ejemplo que dio a la humanidad con su sencillez y fraternidad. Fundó una Orden de frailes y su primera seguidora mujer, Santa Clara que funda las Clarisas, inspirada por El.
San Francisco de Asís cautivó la imaginación de sus contemporáneos presentándoles la pobreza, la castidad y la obediencia con la pureza y fuerza de un testimonio radical. Llegó a ser conocido como el Pobre de Asís por su matrimonio con la pobreza, su amor por los pajarillos y toda la naturaleza. Todo ello refleja un alma en la que Dios lo era todo sin división, un alma que se nutría de las verdades de la fe católica y que se había entregado enteramente, no sólo a Cristo, sino a Cristo crucificado.
Fue soldado en su juventud y participó en la guerra entre las ciudades de Asís y Perugia. Fue capturado y apresado durante un año lo que provocó un profundo cambio interior. Hijo de un importante mercader de telas, conoció la riqueza y el bienestar hasta que un día de 1205, comprendió el significado de la pobreza y entendió el sufrimiento de los menesterosos, los enfermos, ancianos y moribundos.
Cuenta la historia que en la pequeña iglesia de San Damiano, cerca de Asís, escuchó a Cristo que le decía “repara mi casa que está en ruinas” y para obtener recursos recurrió al almacén de su padre y el indignado comerciante lo acusó y llevó ante el obispo y frente a él lo desheredó.
Francisco entendió que, en aquellos momentos, su padre se preocupaba más por los bienes materiales que por su hijo. Entonces, Francisco se desnudó para no llevarse ni siquiera la ropa que la habían dado su familia y, desde entonces, el hábito franciscano consistió en una sencilla túnica amarrada por una cuerda. San Francisco reconoció a Dios como su padre y a su causa consagró toda su vida.
En un marco austero de vida, varias personas se le unieron y en 1212, al lado de otros once seguidores, peregrinaron a Roma para que el papa Inocencio III aprobara el nacimiento de su Orden religiosa. Una amiga suya, Santa Clara de Asís, también abrió una rama femenina de la congregación hacia 1212 con la misma intención, oración y actitud ante la vida y la muerte. Ellas son las Hermanas Clarisas.
Para 1221, se fundó una rama para los legos en una Tercera Orden, los terciarios franciscanos, y para ese año, estos frailes y religiosas se habían extendido hasta España e intentaron predicar ante los musulmanes, por eso, los franciscanos se convirtieron con los años en los representantes pontificios en Tierra Santa.
Bajo un espíritu místico de igualdad entre todos los seres de la creación, San Francisco predicaba a las aves del cielo y a los lobos en su afán de transmitir la grandeza de Dios. “Hermano sol, hermana luna” fue una frase que sintetiza la teología franciscana en toda su magnitud.
El espíritu franciscano siempre ha estado presente en la Iglesia, y por citar ejemplos recientes, Juan Pablo II organizó en la ciudad de Asís importantes reuniones ecuménicas e interreligiosas para orar por la paz mundial, mismas que continuó el Papa Benedicto XVI, y el actual Pontífice, Francisco, se inspiró en este santo al adoptar su nombre, como también sucedió con su Encíclica Laudato Si’, sobre el cuidado de la casa común.
Montserrat Toribio López/ECMC-MTL Radio/Noticias/México



No hay comentarios