Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Hover Effects

TRUE

SOLTERAS INVISIBLES

{fbt_classic_header}

Header Ad

Recientes:

latest

  El 8 de septiembre, exactamente nueve meses después de la Solemnidad de la Inmaculada Concepción, la tradición de la Iglesia Católica cele...

 El 8 de septiembre, exactamente nueve meses después de la Solemnidad de la Inmaculada Concepción, la tradición de la Iglesia Católica celebra la Natividad de la Virgen María.

el 8 de diciembre de 1854, cuando el Papa Pío IX convirtió en dogma de fe la inmaculada concepción de María, mediante la bula Ineffabilis Deus, que dice:
“Definimos, afirmamos y pronunciamos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de culpa original desde el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia de Dios Omnipotente, en atención a los méritos de Cristo-Jesús, Salvador del género humano, ha sido revelada por Dios y por tanto debe ser firme y constantemente creída por todos los fieles”.
Se dice que el 8 de septiembre, un hombre de la comunidad escuchó a los ángeles cantando en el cielo, y al preguntarles la razón, le dijeron que estaban muy alegres porque la Virgen había nacido ese día. Esta revelación ocurrió en el año 430, y san Maurilio era obispo de Angers.
La tradición señala que los padres de la Virgen María fueron san Joaquín y santa Ana, aunque sus nombres no figuran en la Biblia. Donde aparecen es en un Evangelio Apócrifo conocido como Protoevangelio de Santiago, cuyo origen data del siglo II al IV, y da cuenta del nacimiento de la Virgen María, no obstante, el nombre de Ana es mencionado tres veces en el Antiguo Testamento.
Un ángel se presentó a santa Ana y le anunció que el Señor había escuchado sus ruegos: “Concebirás y darás a luz y de tu prole se hablará en todo el mundo”.
Ana respondió: Vive el Señor, mi Dios, que, si llego a tener algún fruto de bendición, sea niño o niña, lo llevaré como ofrenda al Señor y estará a su servicio todos los días de su vida.
Por su parte, Joaquín también tuvo la visitación de un ángel en el desierto que le dijo: “El Señor ha escuchado tu ruego; baja pues de aquí que Ana, tu mujer, va a concebir en su seno”.
Posteriormente, el documento narra el nacimiento de la Santísima Virgen María: “Y se le cumplió a Ana su tiempo y en el mes noveno alumbró. Y preguntó a la comadrona: ¿Qué es lo que he dado a luz? Y la comadrona respondió: una niña. Entonces Ana exclamó: mi alma ha sido bendecida. Y reclinó a la niña en la cuna. Habiendo transcurrido el tiempo marcado por la ley, Ana se purificó, dio el pecho a la niña y le puso por nombre Mariam”.
MONTSERRAT TORIBIO LÓPEZ/ECMC-MTL RADIO/NOTICIAS/MÉXICO




No hay comentarios