Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Hover Effects

TRUE

SOLTERAS INVISIBLES

{fbt_classic_header}

Header Ad

Recientes:

latest

  27 de agosto: Santa Mónica, Patrona de las madres y las esposas La Iglesia reconoce a Santa Mónica porque fue una madre excepcional, por e...

 27 de agosto: Santa Mónica, Patrona de las madres y las esposas

La Iglesia reconoce a Santa Mónica porque fue una madre excepcional, por ello es considerada la santa patrona de las madres y esposas, es una de las santas más veneradas y ejemplares en la Iglesia Católica y la ortodoxa.
Santa Mónica nació en Thagaste, en el actual Argel, hacia el año 331, en el seno de una familia cristiana. Era una mujer piadosa. Se casó con un hombre notable pero que era pagano, Patricius, algunas mujeres le preguntaron por qué su marido nunca la golpeaba, entonces les dijo: Es que, cuando mi esposo está de mal genio, yo me esfuerzo por estar de buen genio. Cuando él grita, yo me callo, y como para pelear se necesitan dos y yo no acepto la pelea, pues no peleamos, ella con sabiduría, prudencia y oración, lo pudo convertir al cristianismo un año antes de que él falleciera en el año 371. Con su esposo tuvo tres hijos de los cuales Agustín era el mayor; él nació el 13 de noviembre del año 354. El otro se llamaba Navigio y su hermana era Perpetua.
Santa Mónica sufrió mucho a causa de Agustín quien tuvo una concubina e ingresó a la secta de los maniqueos alejándose del cristianismo que la santa le había inculcado. Mónica rezaba incesantemente por su conversión. Por años, Agustín fue una oveja descarriada. Cierto día se acercó a un Obispo para contarle su pesar. El Prelado le respondió diciendo: Esté tranquila, es imposible que se pierda el hijo de tantas lágrimas.
El joven, cansado de los reproches de su madre, abandonó África y se fue a Cartago y luego a Milán. Santa Mónica nunca dejó de rezar por su bienestar.
Por su lado, San Agustín adquirió una notable cultura; había estudiado retórica en Cártago desde que tenía 17 años de edad, y finalmente, tras mucho discernir y escuchar los ruegos de su madre volvió al cristianismo, fue una conversión muy racional tras haber leído mucho. Un factor detonante fue haber escuchado las prédicas de San Ambrosio, quien era obispo de Milán.
Gran parte de la vida de Santa Mónica fue contada por su propio hijo en el libro Confesiones, escrito con gran dolor tras la muerte de Santa Mónica a los 55 años de edad, en el año 387, en el puerto de Hostia, cerca de Roma, donde ella está sepultada
El Papa Francio pronuncio: Cuántas lágrimas derramó esa santa mujer por la conversión del hijo, y cuántas mamás también hoy derraman lágrimas para que los propios hijos regresen a Cristo. ¡No perdáis la esperanza en la gracia de Dios!.
MONTSERRAT TORIBIO LÓPEZ/ECMC-MTL RADIO/NOTICIAS/MÉXICO



No hay comentarios