Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Hover Effects

TRUE

SOLTERAS INVISIBLES

{fbt_classic_header}

Header Ad

Recientes:

latest

  La Dormición de María Cuando la Virgen María sintió que estaba cerca el fin de su vida terrena, regresó junto al apóstol Juan a Jerusalén ...

 La Dormición de María

Cuando la Virgen María sintió que estaba cerca el fin de su vida terrena, regresó junto al apóstol Juan a Jerusalén y mandó llamar a los apóstoles que se encontraban predicando el evangelio por todo el mundo y congregados en torno a su lecho, una tarde serena se despidió de todos ellos y durmió en el Señor.
Así lo narra la tradición de Oriente que se refiere a este acontecimiento como La Dormición de la Virgen: María, la madre de Jesús, no murió, se durmió, pasó de esta vida a la otra, que es la suerte que habría correspondido a los hombres si no hubiera habido de por medio el pecado original, y habiendo cumplido a la perfección la voluntad de Dios, fue llevada al cielo en cuerpo y alma como primicia y modelo de la plenitud eterna.
Aunque la Iglesia celebra la Solemnidad de la Asunción de la Virgen el 15 de agosto, recuerda el Tránsito o la Dormición el 13 de agosto y es tradición en esta fecha colocar un altar para honrar a la Virgen en este trance en espera de su gloriosa Asunción.
La tradición consiste en acostar la imagen de la Virgen sobre una mesa y rodearla de manzanas y rosas, pues una antigua narración cuenta que los Apóstoles colocaron el cuerpo de la Virgen en un sepulcro y permanecieron en oración durante tres días, pero el Apóstol Tomás, quien no pudo estar junto a María en el momento de su tránsito, suplicó a Pedro que le permitiera ver el rostro de la madre de Jesús por última vez y al abrir el sepulcro, una fragancia como de manzanas y rosas llenó el ambiente esparciéndose por todo Jerusalén y en lugar del cuerpo de María, hallaron rosas en el sepulcro como signo de su glorificación.
A las manzanas también se les relaciona con el fruto prohibido que comieron Adán y Eva en el Paraíso, lo que provocó su destierro, pero con la perfecta obediencia de la Virgen María a la voluntad del Señor, este fruto se convirtió en signo de amor, perdón y vida que Jesucristo nos da a través de la redención.
MONTSERRAT TORIBIO LÓPEZ/ECMC-MTL RADIO/NOTICIAS/MÉXICO






No hay comentarios