Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Hover Effects

TRUE

SOLTERAS INVISIBLES

{fbt_classic_header}

Header Ad

Recientes:

latest

  Los ciclones tropicales conllevan diferentes peligros que, pueden afectar de forma significativa la vida y los bienes, como las mareas de...

 Los ciclones tropicales conllevan diferentes peligros que, pueden afectar de forma significativa la vida y los bienes, como las mareas de tempestad, las inundaciones, los vientos extremos, los tornados y los rayos. Cuando se combinan, estos peligros interactúan entre sí y aumentan considerablemente la posibilidad de causar pérdida de vidas y daños materiales.

Un ciclón tropical es una tormenta de rápida rotación que se origina en los océanos tropicales, de donde extrae la energía necesaria para desarrollarse. Tiene un centro de baja presión y nubes que se desplazan en espiral hacia la pared que rodea el "ojo", la parte central del sistema donde no hay nubes y las condiciones meteorológicas son por lo general tranquilas. Su diámetro suele ser de unos 200 a 500 km, pero puede alcanzar los 1000 km. Los ciclones tropicales generan vientos muy violentos, lluvias torrenciales, olas altas y, en algunos casos, mareas de tempestad e inundaciones costeras muy destructivas. Los vientos soplan en sentido contrario a las agujas del reloj en el hemisferio norte y en el sentido de las agujas del reloj en el hemisferio sur.
A este fenómeno meteorológico se lo denomina de diferentes maneras según el lugar donde se produce:
En el mar Caribe, el golfo de México, el océano Atlántico Norte y el océano Pacífico Norte oriental y central, ese fenómeno meteorológico se conoce con el nombre de "huracán".
En el Pacífico Norte occidental, se llama "tifón".
En la bahía de Bengala y el mar Arábigo, se denomina "ciclón".
En el suroeste del Pacífico y el sureste del océano Índico, se lo llama "ciclón tropical severo".
En el suroeste del Océano Índico, recibe el nombre de "ciclón tropical".
En función de la velocidad de los vientos máximos sostenidos, los ciclones tropicales se designan de la siguiente manera:
Depresión tropical, cuando la velocidad de los vientos máximos sostenidos es inferior a 63 km/h;
Tormenta tropical, cuando la velocidad de los vientos máximos sostenidos es superior a 63 km/h; a este tipo de tormentas se le pone nombres;
Huracán, tifón, ciclón tropical severo o tormenta ciclónica severa, según la cuenca, cuando la velocidad de los vientos máximos sostenidos es superior a 116 km/h.
Según la escala de Saffir-Simpson de vientos huracanados, utilizada en el mar Caribe, el golfo de México, el océano Atlántico Norte y el océano Pacífico Norte oriental y central, la fuerza de los huracanes varía de la categoría 1 a la 5:
Los huracanes de categoría 1 son aquellos cuyos vientos máximos sostenidos tienen una velocidad de entre 119 y 153 km/h.
Los huracanes de categoría 2 son aquellos cuyos vientos máximos sostenidos tienen una velocidad de entre 154 y 177 km/h.
Los huracanes de categoría 3 son aquellos cuyos vientos máximos sostenidos tienen una velocidad de entre 178 y 209 km/h.
Los huracanes de categoría 4 son aquellos cuyos vientos máximos sostenidos tienen una velocidad de entre 210 y 249 km/h.
Los huracanes de categoría 5 son aquellos cuyos vientos máximos sostenidos tienen una velocidad superior a 249 km/h.
La comunidad científica cada vez más se acerca a predicciones más certeras en centros especializados denominados Estaciones meteorológicas o Centros de Huracanes, donde se monitorizan estos fenómenos atmosféricos, apoyados en datos arrojados por sistemas satelitales, geosíncronos y sensores muy potentes.
Aunque suelen tener efectos negativos sobre la infraestructura marítima y la vida en general de las poblaciones costeras, reducen las sequías, pero sobre todo transportan el calor de los trópicos a latitudes más templadas, convirtiéndose de esta forma en reguladores que permiten la circulación atmosférica global, por lo que se estabiliza la troposfera, manteniendo así cierta estabilidad en la calidez de la temperatura de la Tierra. Son importantísimos para producir alertas tempranas que permitan avisar a la población con una antelación superior a las 48 horas, a fin de que las autoridades y las comunidades actúen para salvaguardar las vidas de las personas afectadas.
MONTSERRAT TORIBIO LÓPEZ/ECMC-MTL RADIO/Noticias/México
Infografía Coordinación Nacional de Protección Civil

No hay comentarios