Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Hover Effects

TRUE

SOLTERAS INVISIBLES

{fbt_classic_header}

Header Ad

Recientes:

latest

  Día Internacional del Trabajo Doméstico En 1983, en el Segundo Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, se declaró el 22 de julio...

 Día Internacional del Trabajo Doméstico

En 1983, en el Segundo Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, se declaró el 22 de julio como el día Internacional del Trabajo Doméstico para contribuir al reconocimiento de la labor de las mujeres dentro de los hogares, en relación a las actividades que realizan, las tareas de cuidado, la economía y la sociedad en su conjunto.
El trabajo doméstico es una de las actividades más primordiales del ser humano porque implica el cuidado del hogar y del espacio donde se vive, además de ser el espacio donde crecen los más pequeños. Este tipo de trabajo es muchas veces invisibilizado ya que, al aparentar ser evidente, termina convirtiéndose en algo que pierde preeminencia frente a otras formas de trabajo más específicas.
Es un área de trabajo altamente feminizada: el 92% de las mujeres realiza trabajo doméstico y de cuidados no remunerado, mientras que el 74% de los varones lo hace. Ellas dedican un promedio de 6,4 horas por día a esas tareas y ellos, 3,4 horas diarias (promedio). La desigual distribución de las tareas no remuneradas conlleva serias dificultades para las mujeres en cuanto a la conciliación de la vida laboral y del hogar.
Entre las tareas que se realizan en el ámbito del hogar podemos encontrar todas aquellas que tienen que ver con la limpieza y el orden, la compra de alimentos, la preparación de comida, la preparación de todos aquellos elementos que los diferentes integrantes de la familia necesitarán como ropa, comida, incluso entretenimiento. También supone tener que lidiar con tareas de cuidado de los niños y de su atención permanente. A diferencia de cualquier otro trabajo, el doméstico no recibe una paga salvo que se realice en la casa de otra persona.
El trabajo doméstico remunerado es la rama de actividad con mayor informalidad, la más afectada por la pandemia, la más feminizada y la de menores remuneraciones de todo el mercado de trabajo. El trabajo doméstico remunerado fue el más golpeado por la pandemia por COVID 19. Entre principios de 2020 e inicios de 2021, 433 mil trabajadoras domésticas perdieron su empleo. En hotelería y restaurantes (los otros rubros más afectados), 241 mil personas quedaron desempleadas.
No es hasta hace muy pocos años que este tipo de trabajo no recibía ningún tipo de oficialización y en algunos países del mundo por fin se pudo reglamentar obligando a quienes emplean a personas en sus domicilios para realizar tareas domésticas a pagar dignamente y otorgarles prestaciones laborales. Para que quienesl se dedican al trabajo doméstico, puedan jubilarse, tener seguro ante accidentes y vacaciones.
Reflexionar sobre los roles asignados por el género para discutir la redistribución de las tareas del hogar y de cuidado, es necesario para una vivencia más igualitaria y valorar socialmente actividades que, en definitiva, son esenciales.
Montserrat Toribio López/ECMC-MTL Radio/Noticias/México

No hay comentarios