Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Hover Effects

TRUE

SOLTERAS INVISIBLES

{fbt_classic_header}

Header Ad

Recientes:

latest

  22 de julio: Día Mundial del Cerebro: El tema central para este, 2022 se enfoca en conseguir una buena salud cerebral para todos, reducie...

 22 de julio: Día Mundial del Cerebro: El tema central para este, 2022 se enfoca en conseguir una buena salud cerebral para todos, reduciendo la carga global de trastornos neurológicos.

Desde el 2014, cada 22 de julio de cada año se celebra el Día Mundial del Cerebro. Propuesta por la Federación Mundial de Neurología (WFN por sus siglas en inglés), la jornada se centra en el reconocimiento del rol que este órgano desempeña en el cuerpo humano y su importancia para llevar a cabo una vida saludable.
La WFN es una asociación que reúne a más de 100 sociedades neurológicas de distintos países del mundo. Su misión consiste en “fomentar la neurología y la salud cerebral de calidad en todo el mundo”. Para esto trabajan en “la promoción de la educación y la capacitación neurológica” a nivel internacional, y la creación del Día Mundial del Cerebro es una de las tantas acciones desarrolladas hasta el momento.
El cerebro se puede definir como un órgano complejo, ubicado dentro del cráneo, que gestiona la actividad del sistema nervioso. Forma parte del Sistema Nervioso Central (SNC) y constituye la parte más voluminosa y conocida del encéfalo. Está situado en la parte anterior y superior de la cavidad craneal y está presente en todos los vertebrados. Dentro del cráneo, el cerebro flota en un líquido transparente, llamado líquido cefalorraquídeo, que cumple funciones de protección, tanto físicas como inmunológicas.
El cerebro es el órgano más importante de nuestro cuerpo y funciona como un director de orquesta, dirigiendo las diferentes partes para el correcto funcionamiento del organismo. Se trata del órgano principal del sistema nervioso, encargado de regular todas nuestras funciones vitales. De esta manera, no solo nos ayuda a hablar, pensar o razonar, sino que tiene un papel fundamental a la hora de que podamos respirar, caminar, incluso soñar. Es el encargado de regular la temperatura corporal, la circulación sanguínea, la respiración y la digestión.
El cerebro recibe, procesa e interpreta toda la información que recibe de los sentidos, controla los movimientos que hacemos, es responsable de nuestras emociones, se encarga de controlar las funciones cognitivas superiores, como la memoria, el aprendizaje y la percepción.
La OMS indica que una de cada ocho personas padece un trastorno mental a nivel mundial. La cifra es aún más impactante si se observa que se trata de un total de 970 millones de individuos. Aclara que la ansiedad y los trastornos depresivos son los más comunes, y que estos casos aumentaron exponencialmente a partir de la pandemia de coronavirus. Trastorno bipolar, de estrés postraumático, de comportamiento alimentario y la esquizofrenia son otros de los más comunes. La OMS señala que existen muchas personas que carecen de un acceso a la atención médica y a tratamientos.
La OMS expresa que hay ciertos hábitos que se reproducen en la cotidianidad y que no son saludables para el cerebro, los más destacados son: no dormir el tiempo suficiente y la falta de ejercicios tanto físicos como mentales son de los más destacados. También dañan el cerebro la mala alimentación, el consumo excesivo de azúcar y el consumo de alcohol, tabaco y drogas. Es muy importante el consumo de nutrientes aminoácidos esenciales, vitaminas y minerales.
Estas son algunas orientaciones indicadas por los especialistas, para garantizar su óptimo funcionamiento en la edad adulta y en la vejez:
La alimentación saludable es fundamental, con una dieta rica en frutas, verduras, vegetales y pescados, favoreciendo el transporte de oxígeno y nutrientes para su correcto funcionamiento.
Mantenerse activo desde el punto de vista cognitivo, mediante juegos de memoria, rompecabezas, elaboración de pasatiempos , crucigramas, sopa de letras.
Hacer ejercicios o alguna actividad física regularmente.
Controlar los factores de riesgo cardiovascular: hipertensión, azúcar en la sangre, consumo de drogas y cigarrillos.
Controlar el estrés, la ansiedad y la depresión. Buscar ayuda especializada.
Mantener la interacción social, estrechando vínculos con la familia, amigos y el entorno laboral, así como participar en actividades de esparcimiento (eventos sociales, recreativos, deportivos) para un desarrollo psicológico saludable.
Cuida de tu salud mental, y aléjate de todo lo que pueda dañarte.
Montserrat Toribio López/ECMC-MTL Radio/Noticias/México

No hay comentarios